Ver peliculas de narcos mexicanos

Ver peliculas de narcos mexicanos DEFAULT

En México y en el Estados Unidos latino existe un género de películas sobre narcotraficantes underground, el llamado videohome. Cada película tiene un presupuesto de cinco mil a veinte mil dólares, se filman en una semana y no tienen pretensiones de estrenarse en un cine comercial ni de competir por un óscar. Desde finales de la década de los ochenta, las cintas se hacen directamente para distribuirse en vídeo (y ahora en DVD o internet). Su calidad es en general lamentable: se escuchan mal, las actuaciones dejan bastante que desear y abunda el humor involuntario. Sin embargo, gozan de una enorme popularidad entre las clases populares. Actores como Ana Jiménez, “La Potranca Fina”, o Carlitos y sus Estrellas son desconocidos para la clase media mexicana pero superestrellas en el circuito de narcocine de serie B. 

“Sé que muchos llaman a nuestras películas narcofilms, pero a mí me gusta más la definición de cine de compadres”, explica Luis López, de la productora Loz Brotherz, uno de los gigantes del sector. Con sede en Tijuana, en un reportaje para Vice explica una de las claves del éxito del género: hacer películas de los narcocorridos más populares. “Claro, los temas son las balaceras, las peleas entre bandas o policías, explosiones y matanzas. Pero ¿cuál es la diferencia con las películas de acción de Hollywood? Los presupuestos y el idioma”, afirma López. La mayoría de los que consumen este tipo de películas son mexicanos que viven en Estados Unidos desde hace años. Si les gusta el género, según López, es “porque les da nostalgia: quieren ver historias que hablen de lugares conocidos, que son familiares, habladas en español, que hagan ver los valores y los defectos de los mexicanos”. 
En México, los narcocorridos y las películas que hacen apología del crimen organizado están prohibidos. De hecho, las series de Netflix sobre El Chapo o Narcos bordean lo delictivo con el Código penal mexicano en la mano. Evidentemente, hay un enorme mercado para estas cintas en México en el comercio informal (que suele controlar el crimen organizado), sobre todo en las ciudades de la frontera norte. Todos los días se venden miles de estas películas de forma ilegal, situación que contrasta con lo que sucede en Estados Unidos, donde están al alcance de cualquiera que visite un Walmart. Algunos de los títulos, como Soy Cholo y me la pelan, Gripe colombiana o La cabrona, llegan a vender ochenta mil copias. 

Un capo que está despuntando puede mandar a hacer una película sobre sus gestas para exhibirla solo entre sus más allegados. "La Barbie" invirtió doscientos mil dólares en una película sobre su vida.

Mario Almada fue una de las estrellas del videhome más prolíficas. Realizó más de trescientas películas comerciales (que se estrenaron en cines), y perdió la cuenta de los narcofilms en los que participó, pero estimaba que rondarían los mil. ¿Invierte el narco en estas producciones? Los productores del sector aseguran que no tienen nada que ver con el dinero de la droga. Almada, por su parte, no tenía problema en reconocer: “Sí hubo muchos narcos que metieron dinero al cine, y salían muy buenas películas, porque era mucho dinero”. Entre otras cosas, Almada contó que era frecuente que las novias de los capos fueran fichadas como actrices, pero cuando lo hacían muy mal –algo difícil para la media del sector– les cortaban el papel. “¡Bendita edición!”, reflexionaba el actor, que murió a los noventa y cuatro años, en octubre del 2016. 
Una de las peculiaridades de este género es que muchos de los actores pagan por participar: cien dólares por un papel secundario y hasta mil dólares por ser uno de los protagonistas. Cualquiera puede salir en una de estas producciones, hasta un periodista de Vice que hacía un reportaje sobre el mundo del videohome y, por la indisposición de uno de los actores (que tenía que ir a recoger a su hija al colegio), tuvo que ponerse delante de las cámaras para hacer de guardaespaldas. Cuando preguntó detalles de la trama, si él era uno de los buenos, le respondieron: “Pues igual somos mafiosos, pero los otros son más cabrones”. Evidentemente, las estrellas de este género sí cobran por salir en las películas. Como recordaba Almada: “Los narquitos decían: ‘hazme mi película’. Yo quiero salir de galán, yo quiero matar a Mario Almada. ¡Nomás que Mario Almada les cobra por ese tipo de muerte, les cobra el doble!”. 
Aunque en ocasiones los capos financian producciones, en otras los directores se inspiran en lo que aparece en las noticias –especialmente, en la sección de sucesos– para rodar sus películas en una semana. “Los narcos son los personajes ideales: son violentos, usan armas, tienen camionetas y mujeres”, afirma Miguel Marte, director de ciento cincuenta videohome, a la BBC. La película El Pozolero, por ejemplo, se basaba en la historia de un sicario de Tijuana que al ser detenido declaró que había disuelto trescientos cuerpos en bidones con cal viva. 

Vanidad 

Además del circuito de serie B, existe un género todavía más underground: el cine por encargo de narcos. Un capo que está despuntando puede mandar a hacer una película sobre sus gestas, pero que no llega al circuito mainstream de los tianguis de comercio informal. La exhiben solo entre sus más allegados. A los narcos les gusta el cine, como prueba la captura definitiva del Chapo Guzmán, cuyas ansias de hacer una película de su vida con Kate del Castillo y Sean Penn condujeron a las autoridades mexicanas a capturarlo y deportarlo a Estados Unidos. Hay incontables videhome sobre su vida, una serie en Netflix, el documental de Kate del Castillo y, por si fuera poco, Sony y Fox preparan películas sobre el jefe del cártel de Sinaloa. 
No todos los narcos con anhelos cinematográficos tienen contactos en Hollywood, pero aprovechan para ir a las empresas que producen videohome para inmortalizar sus gestas. Edgar Valdez Villareal, “La Barbie”, un terrible sicario al servicio de los Beltrán Leyva, confesó cuando lo detuvieron que había invertido doscientos mil dólares en una película sobre su vida. “Me dio por mandarla a hacer”, explicó a los policías que lo interrogaron, y detalló que había revisado el guion, visto los avances del largometraje y participado en diversos momentos de la producción. No está claro si se llegó a completar; desde luego no se consigue en ningún Walmart ni en ningún tianguis de Tijuana. 
Tras el tirón comercial de series como Narcos, de Netflix, los grandes estudios han mostrado su interés en las historias de narcotraficantes, como muestra el reciente estreno de una película en la que Bardem hace de Pablo Escobar. Preparándose para el porvenir, Rafael Caro Quintero ha tomado precauciones. En enero pasado registró su nombre como marca registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual. No está claro si es para evitar que se rueden películas sobre él o si tiene planes de producir una cinta. Ha tenido una vida de película, fue uno de los capos más importantes de la década de los ochenta, pasó veinticuatro años preso acusado del asesinato de un agente de la DEA. En agosto del 2013, un juez lo dejó en libertad sorpresivamente, y desde entonces está prófugo. No sería la primera ficción que inspira; existe un videohome sobre su vida titulado Operación mariguana. 

Sours: https://canamo.net/cultura/cine-tv/cine-de-narcos

¿Por qué la película "Sicario" enoja tanto a Ciudad Juárez?

  • Alberto Nájar
  • BBC Mundo, Ciudad de México
Benicio del Toro en la película Sicario.

En la película Sicario, el actor puertorriqueño Benicio del Toro derrota a una peligrosa banda del narcotráfico, que impone su ley en la frontera de México con Estados Unidos.

La cinta, que no se ha estrenado en México, ha recibido buenas críticas en Estados Unidos, e incluso se ha colocado como una de las favoritas de cara a los premios Oscar.

Pero en la vida real las batallas que enfrenta el filme, dirigido por Denis Villeneuve, no son tan sencillas.

Enrique Serrano Escobar, alcalde de Ciudad Juárez, donde se desarrolla la trama, encabeza una campaña para que no se vea la película.

Lea también: Oliver Stone. "La guerra contra el narco es un desastre"

El presidente municipal reconoce que no ha visto la película, que se presenta en diciembre en las salas cinematográficas de México.

Pero asegura que leyó unas partes del guion y con eso fue suficiente para promover el boicot.

"Es historia"

La película, le dice a BBC Mundo, presenta como actuales una época de violencia que ya fue superada.

"Es como si sacaran un cortometraje hablando mal de sus hijas", explica.

"Estamos defendiendo el prestigio, el honor de la ciudad. El problema es que presentan esa película como si fuera la realidad actual de nuestra ciudad, y no como un hecho histórico, que lo es".

Mientras, la controversia sube de tono.

Vecinos de Ciudad Juárez han realizado varias protestas, especialmente en los puentes internacionales que comunican con El Paso, Texas.

"Todavía es peligrosa"

Lionsgate, la compañía distribuidora del filme en EE.UU., no respondió a la petición de entrevista enviada por BBC Mundo para que dieran su opinión sobre la polémica.

En cualquier caso, en una entrevista con un medio estadounidense, el director del filme, Denis Villeneuve, explicó que por razones de seguridad, decidieron no rodar la película en Ciudad Juárez y tan sólo tomaron vistas aéreas de la ciudad.

"Juárez es todavía una de las ciudades peligrosas del mundo", dijo Villeneuve en declaraciones recogidas por la revista Entertainment Weekly.

El director canadiense también explicó que el guionista Taylor Sheridan llevó a cabo una exhaustiva tarea de investigación, que incluyó trabajar en el área en la que transcurre la película junto periodistas y junto a un agente del FBI, en el que está basado el personaje que interpreta Emily Blunt.

En cualquier caso, Villeneuve aclaró que el filme no se basa en hechos reales.

"Es una anticipación. Podrían pasar pero todavía no sido así", señaló el realizador.

¿Realidad?

Sicario cuenta la historia de una agente del FBI, protagonizada por Emily Blunt, que se alía con un consultor de seguridad con un pasado cuestionable para atrapar al líder del mayor cartel de la zona.

El socio de la agente federal estadunidense es encarnado por Benicio del Toro. El actor ha dicho que el filme se basa en hechos ocurridos en la realidad.

La película muestra escenas aéreas de barrios marginados de la ciudad, así como enfrentamientos en las calles, asesinatos y cadáveres dentro de paredes.

Delincuentes y policías aparecen mezclados, como si fueran un equipo.

Pero eso ya se acabó, dicen los vecinos inconformes y también el alcalde.

"Lo que describe pudiera ser similar a lo que se vivió hasta 2010 más o menos, pero hemos avanzado mucho en la recuperación de la paz, estamos muy lejos de esos escenarios", dice Serrano Escobar.

Antes

Entre 2007 y 2011, la población fronteriza con Estados Unidos fue considerada una de las ciudades más violentas del mundo.

Más de 9.000 personas murieron como saldo de la guerra entre los carteles de Juárez y Sinaloa para controlar las rutas de tráfico de drogas.

Fuente de la imagen, Reuters

Durante 2010, el período de mayor violencia, la morgue no se daba abasto para recibir los cuerpos de personas asesinadas.

En algunos hospitales las reservas de sangre para atender a los heridos se terminaron por momentos.

Ahora la realidad es otra, afirma el presidente municipal.

Hoy

El promedio de homicidios es de entre 20 y 30 al mes, cuando hace unos años era de 350.

En los últimos 2 años no se ha denunciado un solo secuestro y los niveles de extorsión se redujeron casi a cero.

Detrás de estos números existe una estrategia especial de seguridad del gobierno federal, llamada "Todos somos Juárez", que desplegó a miles de soldados y policías en la zona.

Fuente de la imagen, BBC World Service

También se aplicaron programas para rescatar espacios urbanos controlados por la delincuencia y se promovió la participación ciudadana en actividades escolares y culturales.

En tres años, la inversión pública superó los 6.000 millones de pesos, unos US$364 millones.

Decenas de sicarios y jefes de pandillas y bandas de narcotráfico fueron detenidos, como el líder del Cartel de Juárez, Vicente Carrillo Leyva.

Pero no es todo. Según especialistas, uno de los elementos que más contribuyó a la pacificación del lugar fue que el Cartel de Sinaloa, encabezado por Joaquín "El Chapo" Guzmán, ganó la guerra.

Publicidad

¿Realmente es útil boicotear la película?

"A lo mejor hasta les genera más publicidad y provoca un efecto contrario", reconoce el alcalde.

"Pero como presidente municipal me toca defender la dignidad de nuestra ciudad, más cuando quedaron muchas familias lastimadas, heridas. Se perdieron muchas vidas en esta guerra".

Por lo pronto, Serrano Escobar prepara una denuncia por daño moral contra los productores de Sicario.

El juicio se promoverá en las cortes estadunidenses. Si obtienen alguna indemnización la utilizarán para atender a víctimas de la violencia, asegura.

Controversia

Sin embargo, no todos están de acuerdo con el funcionario.

Peter Svarzbein, regidor en la vecina ciudad El Paso, Texas, le dijo a medios locales que el filme debe verse "con ojos críticos" porque muestra la realidad de la frontera.

"Es mejor tener una discusión racional sobre el tema: boicotearla no nos lleva adelante", dijo al periódico local El Diario.

Mientras, en los mercados sobre ruedas, los discos con la versión "pirata" de Sicario son de los más vendidos.

Lea también: La "narcobelleza" del cine mexicano

Hasta ahora no está claro si funcionarán el boicot y la denuncia que promueve el alcalde a la película.

"Pero si no se logra nada no le hace. Nosotros cumplimos defendiendo a la ciudad".

Sours: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/10/151007_sicario_cine_ciudad_juarez_boicot_an
  1. Stitch fix summer outfits 2020
  2. Best cape cod vacation rentals
  3. Lifetime heavy duty folding chairs

México: la violencia del narco, al cine

Cuando Edgar "Barbie" Valdez, uno de los criminales más buscados de México, fue capturado el mes pasado, no sólo admitió ser el líder de un grupo criminal internacional, sino también admitió que había gastado US$200.000 haciendo una película sobre su vida.

Película sobre la violencia del narco

El "narcocine" consiste en películas inspiradas por historias del crimen organizado.

Esa confesión no tomó por sorpresa a muchos en México: se sabe que los narcotraficantes disfrutan ser destinatarios de "narcocorridos", las canciones populares que narran sus aventuras.

Pero las fallidas aspiraciones cinematográficas de Valdez -tras su detención, es poco probable que ese film sea hecho público- han puesto nuevamente en el tapete a un género cinematográfico de distribución limitada pero muy popular en partes de México desde hace años.

Los narcos son los personajes ideales. Son violentos, usan armas, tienen camionetas y mujeres.

Santiago Meza, director de "Narcofosas"

Es conocido como "narcocine", y consiste en películas que, inspiradas por las historias reales del mundo del crimen organizado, muestran un retrato ficcionalizado de la vida íntima de los miembros de los carteles de la droga.

Las "narcopelículas" se venden solamente en DVD y están disponibles principalmente en negocios en el norte de México y el sur de Estados Unidos; se realizan con poco presupuesto y son pobres en términos de efectos especiales o sofisticación artística.

Además, en lo que muchos ven como una indicación más de la creciente influencia del conflicto del narcotráfico en la cultura mexicana, una película del circuito comercial que se estrenó recientemente en México ha despertado una fuerte polémica en un país que todavía está acostumbrándose al alcance de la violencia.

Temas

Esa violencia es la que tratan "narcopelículas" como "El Pozolero", dirigida por Juan Manuel Romero.

Película sobre la violencia del narco

Las "narcopelículas" se venden solamente en DVD.

Ese film está basado en la cruenta -y real- historia de Santiago Meza López, que trabajaba para un cartel cerca de la frontera con Estados Unidos y alcanzó la fama el año pasado cuando, tras ser capturado, confesó haber disuelto más de 300 cadáveres en ácido.

Otro film reciente, "Narcofosas", es una historia ficticia sobre una fosa común de las que se han encontrado decenas en México en los últimos años, usadas por los carteles para enterrar a sus víctimas.

Las historias incluyen críticas a las autoridades -muchas muestran policías corruptos con vínculos a los carteles- y también se burlan de la cobertura mediática del conflicto.

"La verdad es que me divierte muchísimo la cobertura de prensa a estos hallazgos de cadáveres", dice el principal personaje de narcotraficante de "Narcofosas" a su amante tras asesinar a un colaborador que lo había traicionado.

"Ya que les gusta tanto el tema, vamos a darles una nueva noticia con la muerte de este pendejo", añade.

"Personajes ideales"


"Los narcos son los personajes ideales", asegura Miguel Marte, director de "Narcofosas" y de otras 150 películas del género. "Son violentos, usan armas, tienen camionetas y mujeres".

Película sobre la violencia del narco

"El Infierno" es una sátira política que critica el intento del gobierno de combatir los carteles.

Sin embargo, niega las acusaciones de que son los mismos miembros de los carteles los que financian las películas, y se distancia del film de la "Barbie", afirmando que él nunca ha conocido ni ha estado en contacto con un narcotraficante.

Además, también rechaza la frecuente acusación de que este tipo de películas hace una apología de la violencia al celebrar los estilos de vida de los criminales que están detrás del conflicto que ha dejado 28.000 víctimas desde fines de 2006.

"Los narcos causan fascinación al ser humano, pero eso no quiere decir que lo vaya a hacer", explica.

Irónicamente, Marte admite que las ganacias para los productores de las narcopelículas están en caída: copias piratas de las películas -un negocio que muchos en México consideran como una fuente de ingresos extra para los carteles- abundan en las calles de Ciudad de México.

Comercial


"El Infierno" es todo menos una "narcopelícula": tiene un caro presupuesto, ha recibido muchísima publicidad y se estrenó en cines en todo México.

Pero al poner el actual conflicto del narcotráfico en el centro de su narrativa como ninguna otra película comercial en México, muchos creen que puede marcar un parteaguas en la forma de representar el conflicto en el cine mexicano.

Muchos dicen que soy un mal mexicano cuando justamente creo lo contrario. Es el amor por el país y la necesidad de contar lo que está pasando en el país

Luis Estrada, director de "El Infierno"

"El Infierno" cuenta la historia de Benny, un migrante mexicano que es deportado después de vivir 20 años en Estados Unidos. Al regresar, encuentra a su pueblo devastado por la violencia y el narcotráfico.

"El pan nuestro de cada día... Acuérdese que estamos en guerra", una mujer le comenta a Benny cuando, recién llegado, se encuentra con un cadáver en la calle principal del pueblo.

De a poco, Benny se une al grupo criminal que controla su pueblo.

"El Infierno", dirigida por Luis Estrada, un reconocido cineasta mexicano, es una sátira política que critica el intento del gobierno de combatir los carteles, pero también incluye escenas de crueldad física que le dieron una calificación de sólo apta para mayores de edad.

Algunos han criticado su descripción brutal de la vida en algunas partes de México.

"Muchos dicen que soy un mal mexicano cuando justamente creo lo contrario", dice Estrada a BBC Mundo. "Es el amor por el país y la necesidad de contar lo que está pasando en el país".

La mayoría de las críticas han celebrado la franqueza del film. "No es una película para los escapistas que rechazan ver un cine como éste", escribió el crítico Nazario Sepúlveda en el diario Milenio.

"Pues la verdad duele, y duele bastante".

Sours: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2010/09/100928_mexico_narco_cine_violencia_amab
Pueblos sin ley narco pelicula completa

Tell the truth. You are silent. Then I will say, you went to her house with this newcomer, and there you forgot her phone. What were you doing there that you forgot everything.

Peliculas mexicanos narcos ver de

I looked up from the lens and took a deep breath. Lenok sucked four cocks to these youngsters. Arriving home, she did not say a word about it. And to the question "Why is it so long," she replied lightly that she had met a neighbor.

Pueblos sin ley narco pelicula completa

After a shower, I decided to follow Dimka's advice to shave everything between my legs. I did it occasionally to please Dimka (he loves to lick my pussy, especially my shaved one), but actually I thought it was. A little even indecent. But, looking at the already fairly overgrown crotch, I decided that it would be even worse.

In the end, I decided to leave only a neat triangle on my pubis.

Similar news:

I wander into my bathroom, squinting from the sunlight that hits my eyes. I wash my face with ice water to keep it awake and go to the toilet. I feel a little burst of energy.



652 653 654 655 656